junio 15, 2011

CIRUJANO DE GUITARRAS

Mario Nava fue uno de los pioneros en impulsar el oficio de laudería en el Centro Histórico de la Ciudad de México

Nancy Zamora

“La mejor guitarra es como la mujer, puede ser bonita, fea, joven o vieja, pero hasta que la enchufas, sabes si es la que te va a hacer feliz”, es la frase con la que sus amigos y clientes, conocen a Mario Nava.

“Artesano de guitarras” como se define él mismo, Mario es licenciado en Administración de Empresas, egresado de la UNAM. Trabajó muchos años en corporativos como Cervecería Cuauhtémoc y refrescos Pascual.

Fue después de la crisis económica de finales de los ochenta, “una época muy difícil”, asegura, cuando decidió renunciar a su cargo como gerente para independizarse y poner su propio negocio.

GUITAR HOSPITAL / "HOSPITAL DE LA GUITARRA"

En 1989 abrió Guitar Hospital (Hospital de la Guitarra), ubicado en la calle de Mesones y Bolívar en el Centro Histórico -las calles por antonomasia donde se consiguen instrumentos musicales-. En este hospital no hay enfermos terminales, sino guitarras eléctricas y acústicas, y bajos de distintos colores, marcas y diseños, que no requieren de anestesia, pero sí de un buen cirujano.

Aquí no es raro ver una guitarra sin cuerdas o un bajo eléctrico sin pintar. De hecho, lo más común en esta “sala de urgencias”, es ver instrumentos desarmados y convalecientes, como brazos de guitarras sin cuerdas y separados de sus cuerpos, que esperan su turno, para que Mario los tome y les de vida con sus manos.

Estantes con herramientas, materiales de refacción, tornillos, maderas, una que otra guitarra autografiada, pósters y fotos de artistas como Elvis Presley, Chuck Berry, Joe Satriani o Steve Vai, decoran las paredes. En una de ellas, cuelga el título profesional de Mario.

“Tuve la suerte de estudiar una carrera universitaria, ejercí y me fue muy bien, pero cuando empezó duro el desempleo, decidí cambiar de cachucha”, confiesa.

“Pero ¿qué se hacer?”, se preguntó y de inmediato se dijo a sí mismo: “creo que soy un buen artesano”.

Mario, nacido en Coatepec Harinas, Estado de México, recuerda que cuando era adolescente le gustaba “meterle mano a los instrumentos”. Esta inquietud y la falta de dinero, lo motivaron a fabricar una guitarra con sus propias manos, misma con la que “tocaba en un grupo de rock en la prepa”.

Su gusto por la música siempre fue un hobbie. “Cuando me titulé, en 1973, era mal visto que un licenciado tocara la guitarra”. Pero esto no fue un obstáculo para que Mario siguiera su pasión.

Con sus quincenas tuvo la oportunidad de viajar a Estados Unidos, donde compraba instrumentos y accesorios que difícilmente se conseguían en México. “Me traía refacciones, pastillas y botones para arreglar guitarras”. Fue así, que poco a poco se fue dando a conocer.

“Hoy hay muchos que reparan guitarras, pero cuando llegué al Centro, hace 21 años, era el único”.

Mario asegura que sus clientes le tienen confianza. “Saben que lo que yo les ofrezco es mi experiencia y haber reparado muchas guitarras antes”.

A su local van músicos, doctores, abogados, ingenieros, pilotos y amigos “muchos de ellos tocaron la guitarra hace años y quieren volver a hacerlo o que sus hijos empiecen”.

Don Mario, de 63 años, platica que tiene clientes que vienen de provincia, principalmente de Querétaro, Veracruz, Tlaxcala, Pachuca, Morelos y Guerrero.

“CUESTIÓN DE QUE LE ECHES UN OJO”

Cuando un cliente entra por primera vez a Guitar Hospital, Mario Nava no duda en decirle “sólo es cuestión de que le eches un ojo a mi trabajo”.

Se refiere a que el servicio que él ofrece no sólo consiste en la reparación, la restauración y el mantenimiento del instrumento, sino en darle una virtud adicional al aspecto sonoro.

“Hacemos que la guitarra pase de ser un palo bonito que suena, a ser un instrumento musical”.

Lo que más le llegan son guitarras y bajos eléctricos. Por octavarlos y afinarlos cobra 200 pesos, por cambio de pastillas sólo cobra el material, y por cambiar las cuerdas, prefiere orientar al cliente para que lo haga él mismo.

“Cuando fabrico una guitarra completa, el precio varía entre 15 y 20 mil pesos, dependiendo del tipo de madera, pastillas y herrajes”.

Mario arregla entre cinco y veinte guitarras al día y generalmente las entrega horas después de su reparación.

“En lo primero que me fijo es que la guitarra esté ajustada y octavada, que coincida la distancia entre la pastilla, el brazo y la cabeza”. Pero asegura, “que a veces las guitarras mienten”.

Con un tema de jazz que suena de fondo, Mario confiesa que no tiene una técnica de trabajo, sin embargo, sus pequeñas manos le ayudan para “dejarle cómodas las guitarras a los clientes”.

Las herramientas que utiliza son: un afinador, un cautín, tornillos y unas llaves Allen --pinzas para ajustar la tensión del diapasón—.

Con la guitarra sobre las piernas –como prefiere trabajar porque en la mesa no se acomoda—, explica que los tipos de madera que utiliza para hacer una guitarra son: fresno y caoba para el cuerpo, y maple, para el brazo. Estas generalmente las importa de Estados Unidos.

“Una buena madera da saborcito al sonido, pero si la guitarra no está bien ajustada, no sirve de nada, más que para colgarla”.

Don Mario hace de todo menos pintar los instrumentos. “Los mando a un taller en Tlalnepantla porque en el Centro está prohibido pintar con poliuretano, ya que se contamina el medio ambiente”.

DE POQUITO A POQUITO

Cuando inició el negocio, Mario se tomaba fotos con músicos famosos que frecuentaban su local y las colgaba en la pared. Eso le sirvió de promoción y para ganarse la confianza de sus clientes.

La gente pensaba que si le arreglaba la guitarra a Alex Lora, “entonces no era tan tarugo”. Porque eso sí “el músico es muy desconfiado, te puede prestar a su novia, pero no a su guitarra” asegura.

“Los primeros años fueron muy difíciles, no alcanzaba ni para la comida”. Ahora el negocio, donde a veces le ayudan sus hermanos y sus hijos “ha ido creciendo de poquito a poquito, y gracias a Dios, hoy no nos falta nada”.

Mario continua coleccionando las fotos que se toma con sus clientes y prácticamente no hay lugar en la pared que quede vacío.

Artistas como Natalia Lafourcade, Alex Lora, Molotov, Fobia, Moderato, El Haragán, La Gusana Ciega o Los Amantes de Lola, decoran el espacio y representan el trabajo, la confianza y “la amistad que he ganado con la gente”.

“El nombre de Guitar Hospital lo puse de cotorreo” confiesa. Pero “por si acaso”, a sus clientes les regala un paquetito de condones con una etiqueta que dice: “para el cuidado de tu equipo” y al reverso, los teléfonos de esta pionera sala de emergencias.

GUITAR HOSPITAL

Mesones 20, casi esquina con Bolívar.

5709-4691 / 5709-6557

M. Isabel La Católica

16 comentarios:

Anónimo dijo...

No recomiendo este lugar, el Sr. Mario ya no se da absto y su personal no es eficiente ni experto como Él. Lleve mi bajo y ni los tornillos pusieron bien, seguia trastesndo, bueno ni afinado estaba como si no hubieran hecho pruebas, creo que en alguna epoca fue bueno, ahora supervisa y como dije su personal no es tan bueno como Mario, aguas si no quieres que se dañe tu instrumento.

Nancy Zamora dijo...

Gracias por el dato! A mi me arregló mi guitarra y me la dejó bien, por eso me animé a hacerle la entrevista. Pero sí noté que tienen mucho trabajo y de repente eso puede mermar el trabajo que hacen. Ojalá que arregles lo de tu instrumento.
Saludos!

Anónimo dijo...

pues depende mucho de los instrumentos que se les lleven y quien es el usuario que vaya es como todo la clientela de preferencia tendra un trabajo de mario personalmente, pero si no es de casa, lo hara alguno de sus hijos o su otro empleado, obvio no tendra el mismo resultado pero, quedara normal, repito si su bajo es un squier no puede esperar maravillas... recomiendo que antes deasegurar algo y renunciar a la primera falla les de una segunda oportunidad asi creara un ambiente familar y mejores resultados.

Anónimo dijo...

Yo si recomiendo este lugar, hoy fui y quien me arreglo la guitarra fue Don Mario y pues me la dejo como nueva...

Anónimo dijo...

He ido por años con el señor Nava y si es un experto pero es cierto también lo del primer comentario, deja todo en manos de su hijo y de su ayudante y no es lo mismo. Ya que les empiezas a precisar que es lo que necesitas y que requieres que quede bien, su hijo o el ayudante -quienes han confesado que no tocan la guitarra- te mandan con Mario. Y si, tiene mucha prisa siempre y ya esta bajándole de calidad a su chamba. Lo peor del caso es que siempre te manda a que le traigas piezas y refacciones y pues uno no puede tener tiempo necesariamente para ir por dichas cosas, pues de hecho, uno la lleva a arreglar. En fin, mañana me toca estar por allá, ya les platico y chido por el blog.

Anónimo dijo...

Mi guitarra es electroacustica alguien sabe como en cuanto sale arreglarla ?

ALFREDO ZAVALETA dijo...

HOLA QUE TAL SALUDOS A TODOS ALGUIEN ME PODRÁ INDICAR SI ES RECOMENDABLE ENVIAR MI GUITARRA AL HOSPITAL DE DON MARIO POR PAQUETE RIA YA QUE SOY DE TUXTLA GUTIERREZ CHIAPAS GRACIAS QUE VIVA EL ROCK ROLL ( LA MUSICA ENTRA POR LOS OÍDOS PERO TAMBIEN SALE, PERO NUNCA DEL CORAZON)

Anónimo dijo...

POR EXPERIENCIA PROPIA NO RECOMIENDO PARA NADA ESE LUGAR, SI BUACAN UN EXCELENTE LAUDERO DE VERDAD PERO JURO QUE DE VERDAD MEJOR BUSQUEN A CARLOS CARVAJAL LAUDERO, LES ASEGURO QUE DON MARIO NAVA NO ES DE FIAR Y EN SU CARA SE LO DIGO, CONOSCO PERFECTAMENTE SU MANERA DE TRABAJAR, SE LOS ACEGURO.

Messy Blues dijo...

Pero, en el caso que desconfíen, pueden buscar a Héctor Melgarejo. Héctor es su brazo fuerte y muchas veces él hace los trabajos especiales. Por el momento no tengo sus datos pero si les interesa respondan aquí y los pongo en contacto. Como sea Mario es realmente un artesano y le envío un saludo. Por cierto mi telecaster se cayó y anda necesitando un servicio completo, jajaja. Saludos a todos.

Marco Antonio Solorza Nolasco dijo...

Hola, Messy, yo quisiera contactar a un buen laudero, pero no para arreglar ni reparar mi guitarra, más bien quisiera aprender de ese arte. No sé si me podrías ayudar. Tengo muchos deseos de aprende y no me importaría estar ahí sólo como ayudante sin paga ni nada. Saludos

Anónimo dijo...

hola a todos que buen reportaje pero, desgraciadamente yo también le lleve mi guitarra una Yngwie Malmsteen signature y no me la dejo bien de echo me la dejo peor de como estaba yo le llevaba mis guitarras y una que otra quedaban bien hasta que me canse y decidí aprender como octavar las.

Jayh Hache dijo...

Es cierto lo que dicen, su trabajo no es tan bueno, desprecia las guitarras y las maltrata, una vez llevé una y para checar las pastillas las golpeó con un desarmador, su hijo entró con una acústica preguntando qué le parecía pero diciendo al mismo tiempo que el dueño creía que era una joyita. Recientemente llevé otra por extrema necesisad y efectivamente, ni los tornillos le apretó bien a la tapa del alma

Jayh Hache dijo...

Es cierto lo que dicen, su trabajo no es tan bueno, desprecia las guitarras y las maltrata, una vez llevé una y para checar las pastillas las golpeó con un desarmador, su hijo entró con una acústica preguntando qué le parecía pero diciendo al mismo tiempo que el dueño creía que era una joyita. Recientemente llevé otra por extrema necesisad y efectivamente, ni los tornillos le apretó bien a la tapa del alma

Anónimo dijo...

No lo recomiendo, creanme la mayoria de sus trabajos son caros y muy malos, me vendio un brazo que resulto no ser origibal, me quito mis pastillas originales y para que me las regresara estuvo dificil pero al final las devolvió efectivamente las queria robar, puede que no sea asi con todos pero aguas, todo bajo su propio riezgo.

Anónimo dijo...

Yo le lleve una ibanez nueva a octavar y ajustar el alma. Le pedi que le pusiera un juego de cuerdas que le lleve .009 pero me dijo que necesitaba .011 lo cual le dije que en 1er lugar no me gustaba ese calibre y que en 2o lugar iba a jalar el puente flotante y no iban a servir. Pues me dijo que no, que si no le llevaba las de calibre 11 no podia hacer el trabajo, que el era experto y sabia lo que hacia...en fin, sali a comprarle las 11's. Cuando recogi la guitarra estaba completamente intocable ya que, como lo predije, las cuerdas jalaron el puente y los resortes no los habia ajustado pero en vez de reconocer su error y cambiarle el calibre a las cuerdas, me dijo que la culpa era por la guitarra que era muy chafa! Casi casi que era mi culpa gastar mi dinero en algo tan corriente (una ibanez RG 25 aniversario!) Debut y despedida con este "experto"

Unknown dijo...

Que miedo llevar la guitarra que tanto cuidas y amas con alguien que no es profesional, yo ando buscando quien me revise las pastillas de mi epiphone standard, pero creo que seguiré buscando